La buena letra

 

En esta novela de amarga lucidez Chirbes consigue contarnos con viñetas enmarcadas de silencio la historia íntima de una familia humilde y derrotada por la guerra. A través de sentimientos reprimidos que afloran tarde y mal, una hiel enquistada en la memoria, la narradora da salida a un justísimo resentimiento explicando a su hijo su versión de los acontecimientos familiares antes de que quede enterrada bajo toneladas de basura espectacular. La rapiña del vencedor, el cinismo de los oportunistas implacables en su ascenso social, la ingratitud de los herederos sin memoria, toda falta queda en evidencia ante el microscopio de este forense de la pequeña historia. Imposible no sentir amárgamente que la historia grande y oficial no se cuente con esa sensibilidad, en vez de con buena letra.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload